Sardinas que representan a la gente que se desplaza de casa al trabajo en tren

Tendencias

Los beneficios ocultos de acabar con el desplazamiento al trabajo

Reading Time: 7 minutes

En un artículo reciente, descubrimos que 16 minutos es el tiempo óptimo de desplazamiento para el bienestar. Sin embargo, hay otros motivos para recortar el tiempo de trayecto al trabajo, como la reducción de emisiones de CO2, la desigualdad contra los solicitantes de trabajos a distancia y la brecha salarial de género. Matthew Jenkin desvela razones convincentes para abandonar los desplazamientos al trabajo para siempre

 

Tanto si va en un tren que parece una lata de sardinas como si pierde los nervios en su coche en medio de un atasco en plena hora punta, podemos apreciar pocas cosas del trayecto al trabajo. Sin embargo, a lo largo de nuestra vida pasamos literalmente cientos de horas desplazándonos de casa al trabajo y viceversa.

Y no es solo que se pierda el tiempo. Algunos estudios han descubierto que desplazarse más de 50 km al trabajo por trayecto puede quitarle años de esperanza de vida. Además, si coge el autobús o el tren para ir al trabajo y el trayecto dura más de media hora, puede tener efectos dañinos en su bienestar personal.

Elegir un trayecto más corto puede hacernos más sanos y felices. Según un estudio realizado a más de 1000 trabajadores en San Francisco, lo ideal serían 16 minutos de viaje por trayecto. Una encuesta realizada en 2018 por la revista Time Out llegó incluso a demostrar que un corto tiempo de viaje (solo de 15 a 30 minutos, en comparación con el promedio de 39 minutos de la ciudad) hace más felices a los londinenses que el sexo.

En Japón, el transporte público es tan eficiente que si un tren se retrasa tan solo unos minutos, los trabajadores pueden obtener un certificado de la empresa ferroviaria para entregárselo a la empresa. Además, existen los conocidos trabajadores que empujan a la gente dentro del tren, también denominados oshiya, que no tienen ningún reparo a la hora de encajonar forzosamente a la gente en el tren para asegurarse de que no haya ningún retraso.

Ahora más que nunca, gracias al trabajo flexible y a distancia, los empleados tienen la opción de elegir dónde y cuándo trabajan, así que reducir el tiempo de desplazamiento ya no es una utopía. Sin embargo, además de mejorar la salud y el bienestar, ¿qué otras razones convincentes hay para dejar de desplazarse de casa al trabajo y viceversa?

Reducir la brecha salarial de género

¿Dejar de desplazarse al trabajo y adoptar otras opciones como los espacios de coworking o trabajar desde casa pueden acabar con la brecha salarial de género?

Parece que las mujeres, al tomar una desproporcionada parte de la responsabilidad del cuidado de los hijos, optan por elegir trabajos que se encuentran a tan solo 15 minutos de casa, según la Oficina Nacional de Estadística del Reino Unido (ONS). Y por el contrario, las cifras muestran que el 61 % de los que se desplazan al trabajo durante más de una hora son hombres.

Los economistas describen la restricción de desplazarse a distancias más lejanas como uno de los muchos factores que contribuyen a la brecha salarial de género, ya que las mujeres se ven limitadas a la hora de elegir un trabajo con mayor remuneración.

"Si las madres solo consideran los trabajos en poblaciones más pequeñas que los padres, las empresas se encontrarán con menos competencia a la hora de contratar madres que a la hora de contratar padres", afirman Robert Joyce y Agnes Norris Keiller, investigadores en el IFS. "Esto puede dar poder de negociación a las empresas y hacer que acepten sueldos más bajos en el caso de las madres que en el caso de los padres".

Adoptar la idea de usar una oficina en casa o espacio de trabajo flexible podría ayudar a las mujeres a acceder a más opciones de trabajo sin tener que aumentar su tiempo de desplazamiento. Es un movimiento que los expertos del trabajo flexible de Timewise propusieron en su informe de 2018, A Manifesto for Change. La cofundadora de la organización, Karen Mattison MBE, afirma que las empresas necesitan ponerse al día con las necesidades y las aspiraciones de la fuerza laboral moderna. De lo contrario, se arriesgan a quedarse atrás.

Y no solo se beneficia el empleado. Gavan Doherty, director general de 247meeeting, afirma que los trabajadores a quienes se les permite trabajar de forma más flexible y reducen su tiempo de desplazamiento son más felices y han mejorado sus resultados.

"Cuando los empleados me han pedido trabajar desde casa en el pasado, lo primero que me solían decir era que se pasaban mucho tiempo desplazándose de casa al trabajo y viceversa, y que eso afectaba a su rendimiento", afirma. "Muchos también explicaban cómo eso afectaba a su vida familiar. Para mí, eso es lo malo".

"Ya sea por pasar más tiempo con sus hijos o cuidar de sus familiares, no se puede justificar el hecho de forzar a alguien a hacer largos trayectos cinco días a la semana, cuando ese tiempo podrían dedicarlo a importantes temas personales".

Reducir las emisiones de carbono

Un trayecto al trabajo más corto le permitirá ahorrar y mejorar su calidad de vida, pero también hará disminuir las emisiones de carbono de los que se desplazan. Una persona en los Estados Unidos conduce de casa al trabajo y viceversa una media de 3200 km, según la encuesta National Household Travel Survey de 2009. Naturalmente, esto tiene un fuerte impacto en el medioambiente: por cada litro de combustible consumido, se generan unos 2,5 kg de CO2, de modo que reducir el tiempo de transporte puede ayudar a reducir las emisiones de CO2 de forma significativa.

Además, un estudio de Regus descubrió que los trabajadores estadounidenses podrían ahorrarse 960 millones de horas al año en tiempo de desplazamiento de casa al trabajo y viceversa si recurrieran a las opciones de trabajo flexible. Eso supondría una disminución de más de 100 millones de toneladas de CO2. Por otro lado, los trabajadores del Reino Unido podrían ahorrarse 115 millones de horas, lo que supondría una disminución de las emisiones de carbono de 7,8 toneladas al año para 2030.

La mayoría de trabajadores estadounidenses afirman que estarían más satisfechos en un trabajo donde pudieran tener un impacto positivo social o medioambiental en el mundo, y un estudio reciente de Fortune.com demuestra que especialmente los mileniales ven las empresas como posibles socios a la hora de ayudarles a hacer de este mundo un lugar mejor, así que las empresas sienten la presión de buscar alternativas más ecológicas.

Ilustración de personas trabajando a distancia desde portátiles observando el intenso tráfico

Más tiempo para uno mismo

Pasar menos tiempo desplazándose al trabajo y más tiempo en actividades que enriquecen nuestras vidas no solo nos hace más felices, sino que también puede mejorar nuestra salud mental y física e incluso mejorar nuestro rendimiento en el trabajo.

Por ejemplo, hay estudios que muestran que hacer más ejercicio en nuestro tiempo libre puede mejorar nuestra memoria, pero también puede mejorar nuestra concentración. Y eso sin mencionar la disminución del estrés.

Sin embargo, un estudio de la Universidad de Carolina del Norte ha demostrado que la clave para una vida larga y saludable es contar con buenos amigos. En el estudio se descubrió que las personas que tienen relaciones sanas y de apoyo tienden a tener menos presión en la sangre, una cintura más estrecha y un índice de masa corporal menor que las personas sin estas relaciones sociales positivas.

Aunque una de las ventajas de los largos trayectos al trabajo en autobús o en tren es poder echarse una siesta rápida, el estudio demuestra que pasar demasiado tiempo desplazándose de casa al trabajo y viceversa puede tener un impacto negativo en el sueño.

Al comparar datos de US Census American Community Survey (2012-2016) y los datos de 2014 de CDC sobre los porcentajes de falta de sueño por estado, los investigadores de Tuck, el sitio web de ayuda para el sueño, vieron que hay una correlación entre los largos trayectos al trabajo y la falta de sueño.

En paralelo, en un estudio realizado a 21 000 trabajadores en Suecia y un estudio de los trabajadores que se desplazan con el ferrocarril de Long Island se descubrió que la gente que debe desplazarse al trabajo durante más tiempo duerme menos. El economista Thomas James Christian analizó los datos de la encuesta American Time Use Survey y también descubrió que la gente que pasa más tiempo desplazándose de casa al trabajo y viceversa pasa menos tiempo haciendo deporte, durmiendo y cocinando.

Aunque es posible sentir que echarse una siesta en el tren cuando vamos al trabajo puede aportar beneficios, los expertos afirman que no hay nada como una buena noche de descanso para la salud mental y física.

"Es importante llegar a dormir profundamente durante la noche porque se ha demostrado que esta fase del sueño es la más restauradora para la función metabólica y cardiovascular, así como para el aprendizaje y la memoria", explica el Dr. Phyllis Zee, director de la clínica de trastorno del sueño en Northwestern University Medical Centre.

Relaciones más satisfactorias

El trabajo y el matrimonio no siempre van de la mano como un caballo y su carro, especialmente si nuestros desplazamientos al trabajo son demasiado largos. Según al menos un estudio, si uno de los cónyuges tiene que desplazarse durante más de 45 minutos, la relación tiene un 40 % de probabilidad de acabar en divorcio.

Pero eso no significa que esas relaciones estén condenadas. Si ya ha pasado más de cinco años desplazándose al trabajo durante más de 45 minutos, tiene solo un 1 % más de probabilidades de divorcio que las parejas que tienen trayectos al trabajo cortos. Lo más probable es porque ha trabajado los problemas prácticos y emocionales que eso implica. Además, si uno de los dos ya tenía desplazamientos largos antes de empezar la relación, también tiene muchas menos probabilidades de divorciarse que las parejas que lo hacen después.

Dharmesh Shah, cofundador de HubSpot, sugiere que hay varias razones para la relación entre el tiempo de desplazamiento y la felicidad de un matrimonio, como el tiempo que no pueden pasar juntos y el aumento del estrés por los largos trayectos, lo que genera tensión en casa.

De hecho, un estudio de 2001 llevado a cabo por Norbert Schneider, profesor de sociología en la Universidad de Maguncia en Alemania, descubrió que la mayoría de los trabajadores que se desplazan durante períodos largos (60 por ciento) encuestados y sus parejas se quejaban de que no tenían tiempo suficiente para su pareja o hijos. El tiempo de calidad juntos se reservaba solo al fin de semana o a las vacaciones.

Aunque hay estudios que sugieren que algunos trabajadores están dispuestos a abandonar completamente el desplazamiento al trabajo y trabajar solamente a distancia o desde casa, la mayoría de ellos está de acuerdo que hay formas de reducir su tiempo de desplazamiento o usarlo para ser más felices y productivos. Así que, con los avances de la tecnología y un modelo de oficina tradicional de 9 h a 18 h que se está quedando atrás, parece que los largos trayectos tienen los días contados.


Matthew Jenkin es un periodista asentado en EE. UU., exeditor de Guardian Carrers, el sitio web del periódico The Guardian para personas que buscan trabajo y desean cambiar de carrera profesional

Descubra cómo el espacio de oficinas flexibles de Regus puede ayudarle a decir adiós a los desplazamientos al trabajo