Un mapa de Europa con áreas clave destacadas

Tendencias

Los cinco mejores países europeos para empresas emergentes

Reading Time: 6 minutes

Hoy en día, a la hora de crear una empresa, tenemos que pensar que el mundo está a nuestros pies. Matthew Jenkin analiza los beneficios de abrir una tienda en Dinamarca, Rumanía, Estonia, Suecia y Lituania.

 

Gracias a la globalización y al auge de las tecnologías digitales, empezar un negocio en otro país nunca había sido tan fácil. Entonces, ¿cómo puede elegir el más adecuado para su proyecto? Con un nuevo informe que revela cuáles son los mejores países europeos en los que abrir una tienda, exploramos los beneficios de los cinco mejores: desde los que tienen los impuestos más bajos y mercados emergentes hasta los que cuentan con incentivos del gobierno y acceso para trabajadores con talento.

1. Dinamarca

Dinamarca es uno de los países más emprendedores del mundo. El gobierno simplifica el proceso de puesta en marcha: con tan solo unos sencillos pasos podemos crear un negocio con un coste mínimo. 

Según el informe Doing Business del Banco Mundial de 2019, este país también se ha beneficiado de reformas, como la reducción de impuestos para las empresas, por ejemplo, reduciendo el impuesto de sociedades y el capital mínimo obligatorio.

El informe European Potential clasifica Dinamarca como el mejor país para realizar comercio internacional, y el Banco Mundial lo atribuye al hecho de que los procedimientos en línea para optimizar la administración de empresas. En Dinamarca, prácticamente todas las transacciones investigadas se pueden llevar a cabo en línea. Además, la introducción de una plataforma en línea permite completar tanto el registro mercantil como el fiscal.

Otra de las claves de las condiciones favorables del panorama empresarial de Dinamarca es el mercado de trabajo flexible, conocido como "flexiguridad", en el que las empresas pueden contratar y despedir trabajadores fácilmente, a la vez que las personas en situación de desempleo reciben ayudas. La fuerza laboral danesa se encuentra entre las más productivas de Europa y no se aplican restricciones a nivel de horario laboral, lo que permite a las empresas estar disponibles las 24 horas todos los días del año.

Canal en Dinamarca con un barco, © Kim Wyon

2. Rumanía

Las empresas florecen en Rumanía gracias a una economía en auge. La economía creció un 5,7 % con respecto al año anterior en el segundo trimestre de 2017, el porcentaje más destacado de la Unión Europea, donde el porcentaje de crecimiento medio fue del 2,4 %. El PIB ya había crecido un 4,8 % en 2016 y un 3,9 % en 2015. Durante el mismo periodo, la economía del Reino Unido creció a un ritmo más pausado, con un 1,8 % y un 2,2 %.

Rumanía es un destino especialmente atractivo para las empresas tecnológicas emergentes. Durante el comunismo, se hizo mucho hincapié en la educación en torno a la ciencia, las matemáticas y la tecnología, lo que significa que hay muchos trabajadores con buenas aptitudes en el mercado. Este país también cuenta con las velocidades de Internet de banda ancha más rápidas del mundo (solo después de Singapur, Hong Kong, Corea del Sur e Islandia), y eso ha favorecido el rápido crecimiento de la industria. Se espera que el PIB llegue al 12 % antes de 2025.

Los costes de funcionamiento y los gastos generales también son bajos: los costes de propiedad comercial, energía y servicios son entre tres y cinco veces más baratos que en Europa Occidental. También hay incentivos fiscales, como créditos fiscales extranjeros y exención fiscal para los beneficios que se inviertan en equipamiento.

Para el empresario rumano Marin Lachimov, fundador de 3D Human Development, el plan de subvenciones del gobierno ha sido particularmente efectivo a la hora de animar a los emprendedores. Explica que "el gobierno proporciona becas de 40 000 € a los rumanos que viven fuera para que empiecen un negocio en el país. Eso ha permitido que los emprendedores inicien su negocio y ha ayudado mucho a que Rumanía se desarrolle".

Además, añade que el crecimiento de empresas como Ford y Dacia en el país también ha permitido que otros negocios más pequeños se desarrollaran para apoyar sus operaciones.

Ribera en Rumania, © Getty

3. Estonia

Estonia declaró el acceso a Internet como un derecho humano en el año 2000, así que no es de extrañar que se le haya atribuido el apodo de "E-stonia". Las ciudades cuentan con conexión wifi pública y gratuita, incluso en la capital, Tallin, que también alberga un parque de ciencias y tecnología denominado Tehnopol que da soporte a unas 180 empresas.

El programa de residencia electrónica hace que establecer un negocio en Estonia sea muy fácil. A los 15 años, los ciudadanos obtienen identidades electrónicas estonias que les otorgan acceso a unos 4000 servicios en línea, como servicios bancarios, contratos, registros comerciales y servicios fiscales. El octubre del año pasado, el gobierno hizo una reforma para permitir que los extranjeros también pudieran obtener identidades electrónicas.

Además, los impuestos son muy bajos en Estonia. Según el International Tax Competitiveness Index de Tax Foundation de 2014, Estonia cuenta con el régimen de impuestos más competitivo del mundo moderno. No se aplica ningún impuesto de sociedades en el sentido tradicional. En cambio, se aplica un impuesto de beneficio corporativo distribuido a un porcentaje de plusvalía del 21 %. Si una empresa invierte sus beneficios en su propio negocio, no se le aplicará ningún impuesto. Además, los ingresos del extranjero quedan totalmente exentos de impuestos, lo que se conoce como sistema tributario territorial.

Paisaje urbano en Estonia, © Rainer Süvirand

4. Suecia

Suecia también dispone de un sistema de impuestos muy interesante. Además de ofrecer un impuesto sobre sociedades del 22 %, se está barajando la posibilidad de disminuirlo al 20,6 % antes del 2021, con el propósito de seguir mejorando la actividad empresarial.

La actitud progresista del país en torno a la seguridad social implica que los emprendedores se sienten más seguros a la hora de tomar mayores riesgos, porque saben que cuentan con una red de protección si las cosas no salen bien. Las generosas prestaciones familiares también facilitan a los propietarios de empresas emergentes la gestión de un negocio a la vez que encuentran el equilibrio con su vida familiar. De hecho, los informes demuestran que un estado del bienestar promueve la iniciativa empresarial.

La transparencia de Suecia a nivel de información y datos es otra de las razones por las que abrir una tienda en este país es una buena idea. Por ejemplo, hace décadas que la gente puede consultar el salario de cualquier persona.

El emprendedor Lars Hammersholt Petersen cree que esta transparencia de información es especialmente favorable para las empresas emergentes. El director general de Benchmark IT afirma: "Como los datos son accesibles para todo el mundo y gratuitos, es fácil poder segmentar un producto o servicio, especialmente si se trata de un campo bastante especializado".

Suecia, © Björn-Olin

5. Lituania

Del mismo modo que su país vecino, Estonia, Lituania se está transformando en la Meca para las empresas emergentes tecnológicas. Según Startup Lithuania, al menos 320 empresas emergentes activas se habían instalado en el país a finales de 2016. En diez años (entre 2006 y 2015), las empresas emergentes lituanas generaron un total de 165,3 millones de euros, en comparación con los 103,3 millones de Letonia y los 280,6 millones de Estonia.

No es de extrañar que este país sea un magnífico lugar para el sector de la tecnología. Las empresas emergentes basadas en Lituania tienen acceso a un gran grupo de jóvenes licenciados con talento. Lituania es el país con más licenciados en matemáticas, ciencias y tecnología per cápita de la CEE, así que supone una fuente de talento tecnológico altamente cualificado. Según Statista, el 97 % de los lituanos en edad de trabajar (entre 25 y 64 años) hablan como mínimo un idioma extranjero. Además, es el país con la conexión wifi pública más rápida del mundo. Según Rotten WiFi, un servicio de pruebas que evalúa las redes wifi públicas en función de la velocidad y de la satisfacción del cliente, Lituania encabeza la clasificación en lo que respecta a la media de velocidad de subida y descarga de las redes wifi públicas.

También hay muchas ayudas para las empresas emergentes y los negocios pequeños, y se celebran varios eventos de emprendedores cada año, como "Silicon Valley comes to the Baltics", con más de 1500 participantes, "Game Jams" y hackatones organizados principalmente por Startup Lithuania.

Por último, cabe destacar que Lituania se sitúa entre tres mercados lucrativos (Europa Occidental, Escandinavia, Rusia y la región CEI), y es el mercado más importante de todos los países bálticos.

Lituania, © Vilnius Tourism


Matthew Jenkin es un periodista radicado en el Reino Unido y antiguo editor de Guardian Careers, el sitio comunitario del periódico The Guardian para aquellos que buscan empleo o cambiar de profesión

 

¿Planea mudarse a corto plazo a Europa? Descubra cómo los espacios de oficinas flexibles de Regus podrían facilitarle el proceso